IZAL se despide de Extremadura con un concierto que pone en pie al Teatro Romano de Mérida

La noche del sábado se vivió un nuevo momento mágico en la historia del Stone&Music Festival con la segunda visita de IZAL al teatro romano de la capital autonómica. La banda se despidió del público extremeño en la que ha sido su última visita a Extremadura, dentro del marco de su anunciada gira de despedida de los escenarios.

Dos horas de concierto sirvieron a los madrileños para mostrar un directo arrollador, lleno de fuerza, metiéndose al público en el bolsillo desde la primera canción. La banda sorprendió con un espectacular juego de imágenes y videos proyectados sobre las milenarias piedras del Teatro, repasando temas de «todos los discos de estos 12 años de maravillosa aventura”, manifestaron. Desde los más antiguos, como Copacabana o Pánico práctico a los más recientes, incluidos en su último álbum, Hogar, el repertorio de IZAL puso en pie al público extremeño desde los primeros acordes interpretados.

Volvió a vivir un momento especial Alberto Pérez, guitarrista de la banda y natural de Calamonte, que se mostró “emocionado por volver a tocar aquí, con mi familia y amigos entre el público”.

Los momentos álgidos se vivieron con Qué bien, interpretado desde la orchestra y acompañado por las gargantas de los tres mil asistentes al concierto, y el himno La mujer de verde, acompañado de una reivindicación de apoyo al personal sanitario y a esas “mujeres de verde” que lo dieron todo durante la pandemia.