Extremadura eleva la alerta por COVID al nivel 4 y aplica nuevas restricciones

People in the city. Persons in a masks. Coronavirus theme. Friends walks during quarantine.

El Consejo de Gobierno de Extremadura ha decidido en reunión extraordinaria elevar la alerta en toda la comunidad hasta el nivel 4. Así lo ha anunciado el vicepresidente primero y consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, en una rueda de prensa que ha calificado como “la más dura, difícil y menos deseada que podría dar en toda mi historia política”.

Vergeles ha señalado que en estos momentos “hemos entrado en una fase de la COVID-19 donde es probable que tengamos que adoptar medidas de forma rápida con el objetivo fundamental de proteger la salud de la población”. El consejero ha calificado la incidencia acumulada en la región (459 casos por cien mil a los 14 días, la segunda más alta del país) como “malas”, añadiendo que “hoy no hay motivos de celebración en Extremadura; solo hay motivos para quedarse en casa”.

“Con estas cifras, le pregunto a la ciudadanía si tenemos algo que celebrar. Después de conocer las cifras que tenemos y que se prevé que sigan creciendo, lo que tendrían que quedar es todas las calles de Extremadura, los locales comerciales y la hostelería vacíos y hacer una celebración lo más discreta y segura posible de esta Nochevieja”, ha aseverado.

Ante esta situación se ha tomado la decisión de implantar “cuatro medidas sencillas” al amparo del nuevo nivel de alarma, que entrarán en vigor a partir del 1 de enero y estarán vigentes durante los siguientes 14 días, sin descartar que haya medidas más contundentes en breve.

  • Horario de reducción de la movilidad nocturna, conocido como “toque de queda”, se amplía desde las 10 de la noche a las 6 de la madrugada.
  • El aforo de locales comerciales de todo tipo, se establece en el 30 %.
  • En hostelería, no se permiten más de 4 comensales por mesa.
  • Quedan prohibidas todas las competiciones deportivas de formato amateur, las denominadas -en palabras del consejero- “pachangas”.

Junto a ello, la consejería está trabajando en la definición jurídica de la “actividad no esencial” ya que no se descarta que, con la actual cifra de incidencia, cuya previsión es de seguir creciendo, “no tengamos que adoptar cierres perimetrales en determinadas localidades y que vayan acompañados del cierre de la actividad no esencial”, ha adelantado el consejero.

Baja el rango de edad de los nuevos infectados

En su comparecencia Vergeles ha destacado tres aspectos que definen la situación actual de la expansión del coronavirus en la comunidad autónoma y sobre los que se está poniendo la lupa. En primer lugar se ha referido al aumento de contagiados en la franja de edad de 15 a 30 años, que hoy en día son los mayoritarios. “El volumen de contagiados es de edad muy joven”, ha indicado.

Por otro lado, Vergeles ha puesto en valor dos datos positivos. El primero de ellos es que la incidencia acumulada a 14 días de personas con síntomas es de 138 por mil, lo que implica que los profesionales sanitarios están sabiendo detectar a muchas personas sin síntomas, lo cual da esperanza a que se podrá mantener la presión hospitalario durante algún tiempo.

Además, ha señalado que la ocupación hospitalaria aún es asumible, ya que es de las más bajas del país: del 7 % de ocupación de camas en enfermos agudos y el 16 % en camas UCI, lo que permite atender correctamente en los hospitales a otros enfermos que no son COVID.

En cuanto a la incidencia acumulada en las localidades de más de 10 000 habitantes, Montijo, Villanueva de la Serena y Cáceres registran los peores datos.

  • Badajoz: 436
  • Cáceres: 854
  • Mérida: 367
  • Plasencia: 368
  • Don Benito: 543
  • Almendralejo: 749
  • Villanueva: 853
  • Navalmoral: 718
  • Zafra: 160
  • Montijo: 1 061
  • Villafranca de los Barros: 771
  • Coria: 392
  • Olivenza: 718