Léelo en 4 minutos

El Valle del Jerte y La Vera, una de las zonas más ricas en vegetación, que en primavera alcanza su máximo esplendor

Si lo que quieres es relajarte mientras disfrutas de la naturaleza, el Valle del Jerte es tu destino idóneo. Situado al norte de Extremadura entre la Sierra de Tormantos y los Montes de Traslasierra y Sierra de Béjar, el Valle del Jerte recibe este nombre por el río que recorre la comarca, el Jerte.

Con un paisaje de ensueño, el Valle del Jerte ofrece una gran variedad de flora y vegetación con la que poder disfrutar de la naturaleza en estado puro. Su mayor atractivo son los cerezos en flor, una Fiesta de Interés Turístico Nacional donde, a finales de marzo y principios de abril, puedes disfrutar de un paisaje de valles cubiertos de blanco que por su belleza, color y espectacularidad ofrecen un festival visual único.

Otro gran atractivo es la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, incluida dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura, donde en los meses de verano podrás disfrutar de un buen baño entre una gran variedad de flora y fauna. Ofrece multitud de actividades como rutas a pie, en bicicleta, en 4×4 o a caballo entre bosques caducifolios, pastizales alpinos y piornales serranos, donde además podrás ver una gran variedad de animales como aves rapaces, buitre leonado, águila imperial o el halcón peregrino.

Entre los encantos más destacados de esta zona están sus tres glaciares: el “Glaciar de la Serra“, el “Glaciar de San Martín” y el “Glaciar de Asperones“.

Unido a esto merece la pena visitar Plasencia, conocida como la capital del Jerte, por su conjunto histórico la ciudad mantiene el gran interés cultural de otras ciudades extremeñas y suma a este legado sus parques urbanos.

Paralelo con el Valle del Jerte se extiende la comarca de la Vera, ubicada a los pies de la Sierra de Gredos está compuesta de 19 municipios de entre los que destaca Jaraíz de la Vera con una gran riqueza natural, gastronomía y legado histórico.

Conocida como la capital mundial del pimentón, ya que produce pimentón de muy alta calidad apreciado en toda España y el extranjero, en su gastronomía destacan dulces como las perrunillas, las floretas, los huesillos y las roscas. Jaraíz posee una gran riqueza natural entre la que se ubica el embalse de Las Majadillas, el arroyo de Las Veguillas y la piscina natural El Lago. También puedes visitar su casco histórico, la iglesia de Santa María de Altagracia declarada monumento histórico-artístico, la iglesia de San Miguel Arcángel, el rollo o picota de Santa Ana y la Plaza Mayor.

Otros pueblos que cabe destacar dentro de la comarca de la Vera son Jarandilla y Pasarón de la Vera. En Jarandilla de la Vera el emperador Carlos V permaneció alojado en el castillo de los Condes de Oropesa hasta que finalizaron las obras de la casa-palacio del monasterio de Yuste. Los orígenes de la localidad se remontan a la Prehistoria a la que pertenecen vestigios hallados como la cueva de Capichuelas, sepulcros antropomorfos y lápidas labradas en piedra. Además merece la pena visitar edificios históricos como la iglesia fortaleza de Nuestra Señora de la Torre que cuenta con una capilla renacentista y un retablo barroco, y la ermita de Nuestra Señora del Sopetrán.

El municipio de Pasarón de la Vera se encuentra rodeado de bosques y tierras de cultivo de olivar, viñas, higueras y cerezos. Una de las rutas más populares es la ruta de los Boos, una senda rodeada de vegetación en un paisaje único que recorre lo que antiguamente fue un camino de piedra. También merece la pena visitar la iglesia del Salvador, la torre parroquial y el palacio de los Marqueses de Lara de estilo italiano renacentista.

Pero sin duda un lugar emblemático de la comarca de la Vera es el Real Monasterio de Yuste, fue el lugar que eligió el emperador Carlos V para pasar sus últimos días de vida. Ubicado a dos kilómetros de Cuacos de Yuste en un paraje lleno de calma, bañado por el río Tiétar y rodeado de arboledas y de pequeños arroyos, esta villa de exuberante naturaleza y rico Patrimonio Cultural, está declarada Conjunto Histórico-Artístico.

El monasterio forma parte del Patrimonio Nacional y Europeo, es también sede de la Fundación Academia Europea de Yuste. En él se mezclan los estilos gótico y renacentistas en un entorno rodeado de cuidados jardines que transmiten la tranquilidad única de la zona.

Cabe hacer una mención especial a la Ruta de Carlos V  un camino lleno de historia y tradición viviendo en primera persona la experiencia que en su día realizó el emperador. Declarada Fiesta de Interés Turístico de Extremadura se celebra en el mes de febrero, conmemora la ruta que hizo el emperador el 3 de febrero de 1557 desde el castillo de los Conde de Oropesa en Jarandilla, pasando Aldeanueva de la Vera, hasta llegar al Monasterio de Yuste. Una tradición en la que se recrean las costumbres de la época y que consta de 10 kilómetros de recorrido.